Esqui St. Anton

St. Anton am Arlberg

St. Anton es una de las estaciones austriacas más conocidas, considerada la cuna del esquí alpino y una de las mejores estaciones del mundo, gracias a su enorme dominio esquiable y al famoso Après-ski de St. Anton. La unión de las estaciones St. Anton am Arlberg, St. Christoph, Stuben, Lech, Zürs, Warth y Schröcken hacen del complejo Ski Arlberg el más grande de Austria. Es una estación muy internacional a la que acuden esquiadores de todos los niveles.

VALORACIÓN

TAMAÑO

305 km de pistas repartidas en 66 pistas azules, 44 rojas y 15 negras; además de 200 km de rutas de freeride. Este total de 505 km esquiables hace que sea una estación enorme e imposible de abarcar en un solo día.

DIFICULTAD

Podemos encontrar pistas para todos los niveles, desde zonas de debutantes a pistas negras con gran desnivel. Las distintas zonas presentan también distintas dificultades, a elegir en función del nivel del esquiador.

VARIEDAD

No solo es una estación grande en cuanto a km esquiables, si no que abarca una superficie enorme (unos 50km2), esto hace que cada zona tenga un paisaje, orientación y situación distintos, lo cual favorece una alta variedad. Sin embargo, es cierto que, en cuanto a las dificultades de las pistas de esquí, las azules rozan la mitad, mientras el número de negras es escaso, sin embargo, los fuera pista abundan.

REMONTES

Los remontes son muy modernos y rápidos, hay muchos telecabinas y funiculares. Aun así, las uniones entre las distintas zonas se hacen lentas por lo lejos que se encuentran. Destacar el curioso sistema del Flexenbahn-Trittkopfbahn, un telecabina en Y que permite unir Stuben-St. Anton-St. Cristoph con la zona de Zürs-Lech, que en su punto intermedio tiene hasta un museo.

CALIDAD/PRECIO

El precio por adulto y día es de 53€, existiendo descuentos de debutantes, senior, niños, abonos para varios días, etc. Considerando los precios de otras estaciones austriacas, la cantidad de kilómetros ofrecidos y el nivel de las instalaciones, nos parece un precio más que razonable.

ACCESOS

La estación de St. Anton tiene acceso sencillo mediante autovía. Sin embargo, aparcar no es sencillo, prácticamente en todo el pueblo las zonas de aparcamiento están reservadas para hoteles y solo hay una explanada de aparcamiento. Las demás zonas se encuentran más alejadas, a las que se accede mediante carretera de montaña y tienen amplias zonas de aparcamiento. También se puede llegar a St. Anton en tren desde varios puntos de Suiza y Austria, lo que resulta bastante cómodo, aunque caro.

FREERIDE/FUERA PISTAS
Hay infinidad de opciones de freeride, además de los 200km señalados, las pistas están muy separadas y quedan zonas accesibles con nieve virgen. Destacar la zona de Stuben para el freeride, mucho más tranquila y con posibilidades infinitas en las zonas cercanas al telecabina Albonabahn II. Además, las rutas marcadas en desde Schindlergratbahn son una pasada. Finalmente, en la zona alta de Lech, como podéis ver en el mapa también abundan las rutas de distintas dificultades.
PAISAJE

El paisaje es muy bonito y variado según cambias de zona. La estación no tiene gran altitud, pero aun así impresiona verse rodeado de montañas por todos lados.

OTROS

Es una estación muy grande y variada, por lo que recomendamos analizar las zonas antes de ir y elegir cuál se adapta mejor al nivel del esquiador. Además, una vez allí, los cambios entre zonas pueden ser largos y lentos, por lo que recomendamos una cierta planificación especialmente dónde aparcar, St. Anton es de fácil acceso, pero si se tiene más nivel de esquí, acercarse a Stuben o Zurs y aparcar ahí puede ser una buena opción, puesto que en estas zonas las pistas son más difíciles.

Lo mejor:

  • El descenso más largo tiene 10,2 kilómetros, desde el Vallugabahn, pasando por Ulmerhütte hasta llegar a St. Anton am Arlberg con una diferencia de altitud de 1.350 metros.
  • Donde se unen los funiculares Tritkopfbahn I y II se encuentra una especie de museo muy curioso, dedicado a la estación, los famosos que la han visitado, películas que se han rodado en ella, etc.
  • La zona de Stuben, subiendo con el funicular Albonabahn II, es muy tranquila y tiene varias pistas rojas muy divertidas, que suelen tener poca afluencia de esquiadores.
  • La zona de Zürs es de las más complicadas y las pistas nos encantaron.
  • A St. Anton pueblo se puede llegar tanto en tren como por autovía, además tiene mucho ambiente y Àpres-ski.

MAPA DE PISTAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.